lunes, 4 de abril de 2016

Harwood Arms

El londinense barrio de Fulham era tierra de aves, de barro (ambas por influencia del río Támesis que lo baña) y de clérigos (aquí estaba la residencia del obispo de Londres), y hoy puede vanagloriarse de acoger al único pub con Estrella Michelin de Londres.

Un Harwood Arms que hace mejor la herencia recibida pues, en su cocina se despluman y se cocinan -y muy bien- muchas aves, la tierra -con los dedos de la mano de un carpintero podría contar los productos que comí que no tuviesen su origen en el Reino Unido- y el barro -la humildad de sus precios es tan extraña en Londres como al nivel de lo comido- son su faro, y su propuesta gastronómica es merecedora de unos cuantos Ave Marías.

Un Harwood Arms que es el sueño compartido de dos grandes de los fogones: Brett Graham (The Ledbury) y su alta cocina de autor, y Mike Robinson (The Pot Kiln) y su alta cetrería culinaria.

Un Harwood Arms del que, de la mano de Alex Harper (su chef) y de un servicio con la proximidad de un pub y la profesionalidad de un gastronómico, disfruté a través de dos menús que compartían…

Un excelente servicio de pan de cereales y de mantequilla.

Menú de 30€:

Magnífico el plato de verduras (habas y guisantes escaldados, cebolla encurtida, y patata y nabo hervidos) acompañadas por una delicada crème fraîche con pepinillo, una mousse de hígado de pollo de spin-off, su piel crujiente, lascas de limón y cereales.

Resultón el lomo de ciervo con celerí, ajo silvestre (su crema y sus hojas), tuétano ahumado, puré de patatas, tatin de cebolla y berenjena encurtida.

E impecable el flan de vainilla servido sobre una masa quebrada al caramelo y acompañado por un helado de caramelo y un bizcocho ligero de dátiles.

Menú de 50€:

Colosales los “faggots" (una suerte de albóndigas de carne y vísceras envueltas en panceta) de pichón de sangre, acompañados por zanahoria escaldada, aros de cebolla fritos y demi-glace.

Irregular el plato de codorniz. Irreprochables tanto sus patas al horno como sus pechugas ahumadas. Acertado el acompañarla con col kale, también ahumada. Mediocres las patatas hervidas con unos inapreciables toques de mantequilla y hierbas. Y algo barroco el marco en el que se servía: puré de zanahoria, remolacha, setas salteadas, naranja, ajo y fondo reducido de ave. Menos, mucho menos, sería más, muchísimo más.

Y muy buena pero algo pesada la composición de cremoso (Mascarpone) de miel, helado de suero de mantequilla (buttermilk), albaricoque (coulis), polen y “financier”.

En definitiva, los abogados sabemos que las cosas no son lo que dicen que son, sino lo que realmente son y, en este caso, aunque el restaurante Harwood Arms se presente como un pub, a tenor del qué y del cómo, esta casa de comidas es mucho más que un gastropub.

Bodega: Conformada por más de 200 interesantísimas referencias a razonabilísimos (en el contexto londinense) precios. Mi elección: Saumur Champigny 2014 (Cabernet Franc), Maison Audebert et Fils, D.O. Loire.

Precio: Menús de 30€, 40€ y 50€ + bebidas.

En pocas palabras: Un pub nada Común, más bien, un Lord Pub.

Indicado: Para confirmar que, aunque exigua, la alta gastronomía “low cost” también tiene su rinconcito en Londres.

Contraindicado: Para los que creen que en un vecindario ininteresante no puede habitar un restaurante interesantísimo.

Walham Grove, Londres.
+44 20 7386 1847

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada