lunes, 27 de febrero de 2012

Les Artistes

“Le Bistrot”

¿Estamos ante otro –me resulta imposible saber cuántos van ya- de los autoproclamados bistrós que están invadiendo Barcelona?

Sí, pero…


Sí, pues no creo que nada encaje más en el concepto de “autoproclamación” que el hecho que las palabras “Le Bistrot” recen bajo el nombre de este restaurante de la calle Valencia de Barcelona.

Y pero, ya que el restaurante Les Artistes no merece ser metido en el mismo y repleto saco de las casas de comidas que lo único que tienen de bistró es el nombre.

Y esto es así, pues, con sus luces y sus sombras, si algo no puede achacarse al restaurante Les Artistes es su carácter genuinamente afrancesado –tan al pie de la letra han querido seguir el abecé, los cánones de la bistronomía gala, que en Les Artistes, de no tener vecinos de mesa, no existe impedimento alguno, como mínimo la distancia entre éstas no lo es, para conquistarla como mesa accesoria-.


Hoy seré breve –una “calçotada de diseño” y, sobre todo, una colosal comida en el restaurante Moo acapararán mis esfuerzos prosaicos esta semana-, así que, antes de entrar al detalle de una cena que me paseó, entre otros, por los bellos parajes gastronómicos de la Borgoña, Nimes o Bélgica, demos un par de números y de nombres sobre el restaurante Les Artistes.

Cuatro meses y cuatro días.

Sebastien Zozaya e Ignasi Genés.

Cuatro meses se cuentan desde que, de la mano de Sebastien Zozaya (La Maison du Languedoc Roussillon) el restaurante Les Artistes vio la luz. Y cuatro –literalmente- son los días que, la noche en la que trae causa esta crónica, se cumplían desde que Ignasi Genés (24 años y formado, entre otros, en los restaurantes Gaig, Drolma o Àbac) había tomado su relevo y asumido la dirección culinaria de Les Artistes.

Noche del pasado miércoles en la que, correctamente atendido en una algo oscura sala, pude disfrutar de:

Una buena ensalada de apio, jamón de pato y aliño de mostaza, haciendo las veces de aperitivo.

Unos excelentes caracoles al estilo de la Borgoña: caracoles en conserva introducidos en sus -las de otros, seguro- cáscaras, terminados al horno con mantequilla con ajo y albahaca, y acompañados de un picadillo de pimientos verdes y rojos, ajo, nueces, albahaca y aceite. Que un ilerdense tenga serias dudas sobre si los prefiere a los preparados a la “llauna”, a la “gormanda” o a la “brutuesca”, a parte de tener delito, se me antoja como un poderoso argumento para que, de visitar Les Artistes, no os los perdáis.

Una buena tortilla a la francesa con trufa fresca, o así lo indicaba la carta. Aunque tan seguro estoy de que las cáscaras en las que se alojaban los caracoles eran mudas prestadas como de que la trufa de mi tortilla era en conserva.

Una notable brandada de bacalao al estilo de Nimes, o lo que es lo mismo, una brandada a la que nadie sorprendería si también respondiese al nombre de parmetier de bacalao.

Un steack tártar al estilo belga capaz de lo mejor y de lo peor –esto último encarnado por la calidad de la carne y lo primero por la excelente condimentación de ésta gracias a utilizar mayonesa como vehículo para trasladar a la carne los sabores de la clásica condimentación de un tártar- y acompañado por unas buenas patatas fritas con ajo y perejil.

Un sabroso pero de más que mejorable ejecución coulant. Sin duda, tenía corazón, pero distaba mucho de ser fluido.

Y una notable tatin de manzana.

En definitiva, un restaurante en el que dejarse seducir por el savoir faire de la cocina que hizo de artesanos, artistas.

Bodega: Chateau Melin Cuvée Louis 2008 (Merlot, Cabernet Sauvignon y Malbec). Vignobles Claude Modet et fils. Borgoña.

Precio: 45 €

En pocas palabras: Un -Le?- bistrot de Barcelone.

Indicado: Para los que siguen sin hallar su casa de comidas galas. Tal vez con Les Artistes den en el clavo.

Contraindicado: Para los que creen que algo, o mucho del encanto de los bistrós es París.

Valencia 189, Barcelona
934 537 818

PD: La visita al restaurante Les Artistes no era la prevista para esa noche, pero el restaurante del que quería hablaros me puso en la disyuntiva de cenar prescindiendo de la cámara o no cenar y, por supuesto, opté por esta segunda. No lo comparto, pero puedo entender que, en pro de la sorpresa del comensal, restaurantes como DiverXo veten la entrada de cámaras, pero que, en tiempos de congresos gastronómicos en los que se muestran las entrañas y se revelan los secretos de las más célebres y celebradas cocinas, haya todavía quien haga tales alardes de proteccionismo, me parece –así tengo que escribirlo- triste.

14 comentarios:

  1. ¿Cuál es ese restaurante que veta las cámaras?. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Uno de los muchos "bistronómicos" de Barcelona de cuyo nombre, lo siento, no puedo -o no debo- acordarme.

    Un saludo,

    eduard

    ResponderEliminar
  3. Pues, la verdad, me parece tan absurdo tu silencio como el propio veto. En fin.....

    ResponderEliminar
  4. Pues ya veo que cumpliste tu palabra y has hablado del Les Artistes...y ya veo que ofrece lo que más o menos preveía. Bien, pero. Así que por ahora paso de ir..aunque alguna cosilla tenía buena pinta, por supuesto!

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón, apreciado Encantadísimo, callar, aquí, sería de necios. El pasado miércoles, como ya antes me había sucedido, entre otros, en el restaurante Nuba, fue en el restaurante Àpat en el que no me permitieron desenfundar mi cámara.

    Un saludo,

    eduard

    ResponderEliminar
  6. Bien, pero...: un gran resumen de lo que ofrece Les Artistes, apreciado David.

    Aunque, como también bien señalas, sus caracoles su brandada o su tatin hacen que visitar a Les Artistes sea una opción a contemplar.

    Un saludo,

    eduard

    ResponderEliminar
  7. El lloc sembla interessant i els plats em semblen senzills i atractius.

    I m'ha fet gràcia saber (jo per prudència no t'ho hagués preguntat) el lloc de les "no fotos"... :). Si un dia vaig ja entraré "so exited" de veure si em fan amagar l'IPhone... :).

    Salut!.

    ResponderEliminar
  8. És un restaurant, Ricard, que, a tenor de les teves cròniques, s'adiu força al teu estil.

    No obstant, no és menys cert que una relació qualitat-preu un xic desajustada i una sala amb una mica d'esperit de club podrien, també, deixar-te algo, o molt contrariat.

    Qüestió d'aventurar-s'hi, no?

    Salutacions,

    eduard

    ResponderEliminar
  9. crec que vares tindre sort el dia que vares anar a menjar, el meu cas va ser més desastrós, la tófona encara l´estem buscant sota la taula, els cargols ves, n´he menjat de millors a Barcelona, com tu bé deies al meu paré també els varen omplir,i la babet que bé a ser l´entranya de tota la vida una mica dureta per més que diguin qua a França és menja així, vaig sortir més satisfet de cafe Emmma, al meu paré es tenen que posar les piles ja que l´oferta que donen pel preu és excesiu
    A part el local el trovo una mica fred i amb olor d´ambientador massa cargant, devia ser que era dijous i només erem més taules, la zona és bona ja que al voltant hi han molts restaurants coneguts:_Gaig, 5 Sentits, Taktika berri, Cata 181, Topik, Osmosis

    ResponderEliminar
  10. CAMARAS EN DIVERXO, YO TE PUEDO JURAR QUE HE ESTADO EN DIVERXO Y HICE FOTO A TODOS LOS PLATOS Y NO ME LLAMARON LA ATENCION

    ResponderEliminar
  11. Bon dia, apreciat Anònim,

    Sens dubte, per ambient i, sobretot, per la seva quiche o la seva rillete jo també em quedo amb el Café Emma i, si em fas quedar amb un de la zona, dels que apuntes, jo ho tindria ben clar: Taktika.

    I respecte la fortuna que apuntes que vaig tenir a Les Artistes, és el gran mal de publicar una crònica després d'una sola visita, però ni el temps ni els diners permeten massa més. Tan debò la norma sigui la meva visita i no la teva.

    Salutacions,

    eduard

    ResponderEliminar
  12. Buenos días, apreciado Anónimo,

    Me han comentado que últimamente en DiverXo han relajado su fobia hacia las cámaras, pero te aseguro que hace un año no fui el único al que le impidieron, tras pedirlo, tomar fotografías tanto de los platos como del local.

    Un saludo y celebro que seas poseedor de tan bonitas postales gastronómicas,

    eduard

    ResponderEliminar